Ir a opiniones expertas

CDTI

Todas las novedades de las ayudas CDTI para fomentar el crecimiento a través de tecnologías emergentes

Ayudas CDTI tecnologías emergentes

Cristina Monfort

Consultora senior en Proyectos estratégicos, experta en convocatorias CDTI

La publicación, por parte del Centro de Desarrollo Tecnológico y la Innovación (CDTI) a finales de octubre, de las fichas de instrumento de su Línea Directa de Innovación (LIC) y de su Línea Directa de Expansión (LIC A), han traído novedades que se suman a los importantes cambios publicados a mediados de septiembre. Ahora, en el caso de la LIC – unas ayudas dirigidas a proyectos de carácter aplicado, muy cercanos al mercado, que consigan mejorar la competitividad de la empresa mediante la incorporación de tecnologías emergentes –, amortizar el préstamo a cuatro años conllevará el pago de unos intereses compuestos por el euríbor (a 12 meses) más un diferencial del 0,5%, es decir, 25 puntos básicos menos que antes. Si la ayuda se reembolsa a seis años, el interés se forma sumando al euríbor un 1%, contra el anterior 1,5%.

Unas modificaciones parecidas ocurren en la LIC A desde mediados de septiembre. En estas ayudas, cuyo objetivo es potenciar la innovación en determinadas regiones españolas desfavorecidas o que atraviesan especiales dificultades económicas, a través de la mejora de capacidades de empresas que propongan proyectos de inversión tecnológicamente innovadores que faciliten su crecimiento, hay un único periodo de amortización de nueve años. Los intereses que se pagan ahora son iguales al euríbor más el 0,75%, en lugar del anterior 1%.

Incremento del umbral de minimis

Otro cambio reseñable es la duración de los proyectos que reciben las ayudas LIC y LIC A. En ambas convocatorias, la ejecución puede tardar 24 meses en finalizar, como límite máximo. Este criterio no ha sido modificado, pero la duración mínima pasa de nueve a seis meses.

Asimismo, al estar sujeta al régimen de minimis, la LIC se verá afectada, a partir del 1 de enero, por su incremento. En este régimen, las ayudas a cargo del presupuesto de un Estado miembro de la UE tienen un umbral por cada beneficiario. Si se supera, esas ayudas serán tratadas como ayudas estatales y necesitarán la aprobación de la Comisión Europea. A partir del próximo año, este umbral será de 300.000 euros por beneficiario, es decir, 100.000 euros más que en la actualidad. Los registros relativos a las ayudas de minimis, además, deberán mantenerse al menos durante 10 ejercicios fiscales a partir de la fecha de concesión de la ayuda.

A principio de este mes, además, una nueva función de la Base de datos nacional de subvenciones – un portal de transparencia donde la Administración publica las concesiones a todas las ayudas y licitaciones – permite sacar certificados de minimis firmados por la Intervención general de la Administración del Estado, en los que se proporciona información sobre la bolsa de una empresa en el ejercicio fiscal en curso y hasta dos anteriores.

Aclaraciones en la LIC A

En lo que se refiere a la LIC A, la nueva ficha de instrumento ha introducido algunas aclaraciones también. Por ejemplo, uno de los requisitos para que las grandes empresas accedieran a estas ayudas ha sido extendido a las pymes. Estas empresas, cuando realicen proyectos de innovación para la diversificación de un establecimiento, también deberán demostrar que los costes elegibles superan el 200% del valor contable de los activos reutilizados registrado en el ejercicio fiscal anterior al inicio de los trabajos. O, lo que es lo mismo, esos gastos tienen que ser más de tres veces superiores a ese valor contable. Hasta ahora, este requisito era de obligado cumplimiento solo para las grandes empresas en proyectos de esta naturaleza, así como proyectos de transformación fundamental de la actividad a modernizar.

Otra aclaración concierne la envergadura del proyecto. Se trata de un matiz que el CDTI ya iba aplicando desde hacía un tiempo, pero que ahora ha resaltado. Imaginemos que el proyecto innovador de inversión que se presenta a LIC A pertenece a su vez a un proyecto mayor de la misma empresa (o grupo empresarial) y que previamente recibió ayudas que cubrieron parte de sus costes. En este caso, aun cuando los costes ya subvencionados sean diferentes de los que pretendan presentarse a LIC A en una nueva propuesta, para calcular la subvención a la que aspira el nuevo expediente habrá que tener en cuenta el límite de subvención que puede recibir un único proyecto de inversión en una misma provincia, consejo insular o cabildo en un periodo de tres años desde que empezó la inversión. Este límite se calculará utilizando la fórmula indicada en el Reglamento General de Exención por Categorías, aprobado en 2014.

Otras aclaraciones

En cuanto a las obligaciones de las entidades beneficiarias, en la nueva ficha se especifica que la empresa no puede optar a estas subvenciones si no se encuentra en la misma ubicación desde al menos dos años y si no se compromete a quedarse al menos durante los dos años posteriores a la finalización del proyecto.

Se confirma también una regla que ya se aplicaba con anterioridad, es decir que las empresas deberán devolver la totalidad de la financiación LIC o LIC A si no mantienen la inversión objeto de las ayudas al menos cinco años en el caso de las grandes empresas, y tres, si se trata de pymes.

Ahora, sin embargo, se desgranan las circunstancias que dan lugar al reembolso total, tanto en la LIC como en la LIC A: el cese o la transferencia de una actividad productiva fuera de la región de nivel NUTS 2 en la que recibió ayuda; un cambio en la propiedad de un elemento de infraestructura que proporcione a una empresa o a un organismo público una ventaja indebida; o un cambio sustancial que afecte a la naturaleza, los objetivos o las condiciones de ejecución de la operación, de modo que se menoscaben sus objetivos originales.

Nuestra tasa de éxito roza el 90%

Zabala Innovation tiene una experiencia muy amplia en estas dos líneas de ayudas del CDTI. De los 123 proyectos presentados hasta ahora en la LIC, 110 han sido aprobados, lo que representa una tasa de éxito del 89%. En cuanto a la LIC A, nuestra consultora ha acompañado al éxito, entre otros, dos grandes proyectos de Repsol Química, uno por un préstamo de 17,4 millones de euros, con una subvención de 1,9 millones de euros, y otro, por un préstamo de 5,3 millones de euros y 593.000 euros de subvención.

Persona experta

Cristina Monfort

Sede de Barcelona

Consultora senior en Proyectos estratégicos, experta en convocatorias CDTI