Ir a áreas de especialización

Seguridad y defensa

El mundo entero se enfrenta a un creciente desafío en materia de ciberseguridad que demanda una acción inmediata. A medida que la sociedad continúa su proceso de digitalización y la innovación tecnológica avanza, las amenazas se vuelven cada vez más complejas y sofisticadas.

Estas abarcan desde la ciberdelincuencia, que afecta tanto a individuos como a empresas, hasta el espionaje, el ciberterrorismo y los ataques maliciosos dirigidos a infraestructuras críticas y datos confidenciales.
En respuesta a estas dinámicas, proteger la economía digital, las infraestructuras críticas y la privacidad de los ciudadanos se ha convertido en una prioridad estratégica para la UE.

Por esta razón, varios componentes de programas europeos como Digital Europe, el Fondo Europeo de Defensa y Horizon Europe están centrados en la financiación de proyectos y programas relacionados con la ciberseguridad.

En el ámbito nacional, en España contamos con el Fondo de Seguridad Interior, que tiene como objetivo político contribuir a garantizar un alto nivel de seguridad en la Unión, en particular mediante la prevención y la lucha contra el terrorismo y la radicalización, la delincuencia grave y organizada y la ciberdelincuencia, a través de la asistencia y protección a las víctimas de delitos, así como mediante la preparación, protección y gestión eficaz respecto de los incidentes, riesgos y crisis relacionados con la seguridad.

El desafío de la ciberseguridad

El mundo entero se enfrenta a un creciente desafío en materia de ciberseguridad que demanda una acción inmediata.

Nuestras cifras

15mil€

Presupuesto aprobado en el ámbito nacional

16 B€

Presupuesto aprobado en el ámbito nacional

100%

Tasa de éxito en el European Defence Fund

1,5 B€

Retorno de Horizon Europe Security

Security

Retos del área

Los cambios recientes en el panorama geopolítico desempeñan un papel crucial al atraer la atención de la Unión Europea hacia asuntos de defensa y seguridad. En efecto, el creciente enfoque en la Política Común de Seguridad y Defensa refleja tendencias globales emergentes, como la agresión rusa en Ucrania, el fortalecimiento de la capacidad militar en el sudeste asiático y la aparición de nuevas amenazas por parte de actores no estatales tanto en el ámbito físico como en el virtual.

La instauración de la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO) en 2017, junto con la creación del Fondo Europeo de Defensa (FED) en 2021, son ejemplos notables de este impulso hacia una mayor colaboración entre los Estados miembros de la UE en el ámbito de la defensa.

Por su parte, Digital Europe es otro programa de la Unión Europea cuyo propósito radica en respaldar su proceso de transformación digital. Este programa dispone de 35 millones de euros destinados a actividades vinculadas al componente del Mecanismo de Emergencia de Ciberseguridad, abarcando aspectos de preparación y cooperación mutua, así como 3 millones de euros para promover la coordinación entre los ámbitos civil y de defensa en materia de ciberseguridad.

En España el Fondo de Seguridad Interior (FSI) intensifica la cooperación transfronteriza y la prevención y la lucha contra la delincuencia, el terrorismo y la radicalización. De esta forma se logra una mayor cooperación entre las autoridades, los órganos y organismos de la Unión, la sociedad civil y los socios del sector privado en los diferentes Estados Miembros.

La seguridad en Horizon Europe

Dentro del marco del programa Horizon Europe, el Clúster 3: Seguridad Civil para la Sociedad, cuenta con una iniciativa denominada «Mejora de la Ciberseguridad,» que comprende diversos temas destinados a contribuir al logro de los siguientes objetivos: fortalecimiento de las capacidades de ciberseguridad de la Unión Europea y su autonomía en tecnologías digitales, el fomento de infraestructuras, sistemas y procesos digitales más resistentes. Incluye también el aumento de la seguridad del software, hardware y cadena de suministro o la promoción de tecnologías disruptivas seguras.

ciberseguridad europea