Ir a áreas de especialización

Retos sociales

La innovación social implica el desarrollo de nuevas ideas, servicios y modelos para abordar mejor los retos actuales y futuros. La I+D+I, además de generar eficiencia y crecimiento, también es esencial para encontrar soluciones a los grandes retos económicos, sociales y ambientales actuales. La Comisión Europea trabaja activamente para fomentar la adopción de soluciones innovadoras por parte del mercado, a la vez que se estimulan aspectos socioeconómicos como el empleo digno e inclusivo. Desde la creación en 2015 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la innovación social está centrada en el desarrollo de proyectos enmarcados en estos objetivos.

Considerando la innovación social como el instrumento idóneo para promover una innovación que sea al mismo tiempo sostenible y responsable, en Zabala Innovation trabajamos siguiendo dos líneas. Por un lado, se apoya el diseño y la elaboración de proyectos de innovación social y, por otro, se contribuye a integrar la dimensión social en los proyectos más tecnológicos.

En relación con la primera, destacamos la preparación de proyectos dentro del Clúster 2 del programa Horizonte Europa, dedicado a las temáticas de democracia y gobernanza, industrias culturales y creativas, o transformaciones socioeconómicas. Asimismo, también nos especializamos en programas de financiación como CERV o AMIF, que tratan temáticas relacionadas con la Participación ciudadana, Igualdad, Derechos y Valores, o Asilo, Migración e Integración respectivamente.

En cuanto a la integración de la dimensión social en proyectos tecnológicos, cobra especial relevancia el concepto de innovación socialmente responsable, que es aquella que tiene en cuenta el impacto de la I+D+I en la sociedad y procura tener un efecto positivo en la misma. La Comisión Europea exige paulatinamente mayores garantías de que la financiación pública destinada a proyectos de innovación no limite su impacto a la generación de tecnología o riqueza, sino que también tenga un alcance social (integración SSH) y medioambiental (principio DNSH).

En los proyectos europeos que integran aspectos de innovación social, se están empezando a utilizar los Niveles de Madurez de la Sociedad (SRL, por sus siglas en inglés), homólogamente a los más conocidos Niveles de Madurez Tecnológico (TRL, por sus siglas en inglés). Esto permite evaluar el nivel de preparación de una sociedad determinada frente a una nueva tecnología, producto, proceso o servicio para su futura integración y aceptación.

Proyectos de innovación social

La innovación social implica el desarrollo de nuevas ideas, servicios y modelos para abordar mejor los retos actuales y futuros.

Nuestras cifras

+50

Proyectos europeos asesorados en enfoque de impacto social

14

Proyectos de innovación social europeos

5

Experiencia en los principales programas europeos de financiación de la innovación social

10

Países europeos en los que desarrollamos acciones de innovación social

retos sociales modulo

La sostenibilidad en los proyectos sociales

La sostenibilidad es una variable que está cobrando cada vez más relevancia en los mercados, por lo que integrarla como uno de los ejes o valores de un producto, servicio, o incluso organización, ofrece una ventaja competitiva para posicionarse ante diferentes grupos de interés: en los últimos cinco años la sostenibilidad ha cobrado cada vez más importancia en las decisiones de compra de los consumidores, que tienen en cuenta no sólo el impacto económico, sino también el social y ambiental.

Para implementar este tipo de innovación basado en la sostenibilidad, es imprescindible la colaboración entre los distintos agentes sociales. Los proyectos de innovación social en el ámbito europeo han demostrado que la innovación requiere de la fusión entre diferentes sectores para combinar disciplinas distintas y áreas de conocimiento diversas.

Hasta ahora, se había puesto de manifiesto la necesidad de colaboración entre la administración pública, la empresa privada y la academia. Pero, en los últimos años, se ha demostrado la necesidad de incluir a un nuevo actor, la sociedad, conformando la cuádruple hélice.

Por lo tanto, el desarrollo sostenible tiene como objetivo lograr una mejora continua en la calidad de vida y el bienestar de la ciudadanía, sin comprometer el bienestar de las generaciones futuras. Esto implica que el progreso económico debe desarrollarse sin perjudicar el medioambiente natural y promoviendo la justicia social. Una herramienta de la Unión Europea para remar en esta dirección es el Pacto Verde Europeo, cuyo objetivo es asegurar una economía europea limpia, sin emisiones netas, con un hábitat natural protegido y sin dejar a nadie atrás.