Ir a noticias

BONIFICACIONES

Qué son y quién puede beneficiarse de las bonificaciones por personal investigador

bonificaciones a la seguridad social por personal investigador

¿Puedo beneficiarme de esta ayuda? ¿Qué requisitos necesito? ¿Qué es el personal investigador? Estas son algunas de las cuestiones más planteadas por aquellas empresas innovadoras que quieren beneficiarse de las bonificaciones a la Seguridad Social por personal investigador. Si tienes interés en saber la respuesta de estas y más cuestiones, sigue leyendo.

 ¿Qué son las bonificaciones a la Seguridad Social por personal investigador?

Las bonificaciones a la Seguridad Social por personal investigador son un tipo de incentivo que permite la reducción del 40% de las contingencias comunes de la Seguridad Social por los trabajadores que realizan en exclusiva actividades de I+D+i.

Los trabajadores tienen que estar incluidos en los grupos 1,2,3 y 4 de cotización y los contratos pueden ser de carácter indefinido, en prácticas o por obra o servicio determinado. De las bonificaciones por personal investigador se puede beneficiar cualquier tipo de entidad de manera inmediata, ya que se activa desde que se comunica a la Seguridad Social. El principal requisito es que la persona dedique el 100% de su jornada a esa actividad, tanto de innovación tecnológica como de I+D.

¿Qué sectores se benefician de esta medida?

Los sectores y áreas que abarcan las bonificaciones a la Seguridad Social por personal investigador son muy amplios, desde farmacéutico, alimentario, químico, industrial, ingeniería, servicios financiero, o informática. Siendo las actividades y personal TIC los que mayor crecimiento están teniendo en los últimos años.

Esta bonificación supone un ahorro mensual mínimo de 135€ y un máximo de 385€ por persona, es decir, hasta 4.620€ por persona y año. Actualmente es fácil encontrar empresas con más de 200 empleados bonificándose por I+D+i, logrando más de 50.000€ al mes de reducción en coste de Seguridad Social desde el momento de su aplicación.

¿Qué es el personal investigador?

Es muy fácil imaginarse a la gente que trabaja en I+D+i con bata blanca en el laboratorio de una gran empresa. Pero no tiene por qué ser así. Es fácil que trabajen compañeros, conocidos, familiares o gente del entorno.

Se amplía mucho el rango en la innovación tecnológica, donde ahora la tendencia es creciente. Realmente, la innovación tecnológica comprende cualquier actividad que cuenta con una novedad subjetiva para la empresa, el área, el sector o el proyecto en sí.

¿Cómo aprovechar este incentivo?

Beneficiarse de las bonificaciones a la Seguridad Social por personal investigador no es complicado, pero sí es necesario planificarlo: de forma anticipada, las empresas deben hacer una selección del personal que se dedica en exclusiva o casi en exclusiva a actividades de I+D+i y modificar una serie de claves en el sistema red de la Seguridad Social.

Si la empresa quiere beneficiarse para menos de diez empleados, no será necesario presentar ninguna información ante ningún organismo, pero se considera conveniente tener recogida la actividad de las personas bonificadas en un documento.

En cambio, para las empresas que quieran aplicar este incentivo a diez o más empleados, será obligatoria la presentación ante la Tesorería General de la Seguridad Social de un Informe Motivado emitido por el Ministerio de Economía y Empresa. Este informe es relativo al cumplimiento en dicho período de la condición de personal investigador con dedicación exclusiva a actividades de I+D+i e innovación tecnológica.

La ventaja de ser ‘pyme innovadora’

Los beneficios de las bonificaciones para personal investigador para las empresas con sello de Pyme Innovadora son múltiples: se evitan tener que elegir entre deducirse fiscalmente por esa persona asociada a actividades de I+D+i o bonificarse por personal investigador en la cuota empresarial de la cotización a la Seguridad Social.

Si dispones del sello, ambas cuestiones son compatibles para una misma persona. Otro beneficio, por ejemplo, está asociado a ciertas convocatorias regionales de apoyo a la I+D+i: en la valoración de un proyecto que aspira a obtener una ayuda, el disponer de este sello puntúa en positivo porque, de partida, es un claro aval de la capacidad innovadora de la empresa.