Ir a noticias

ENTREVISTA

“La investigación fundamental necesita mantener su capacidad para abrir horizontes inexplorados”

Germán Zango entrevista investigación fundamental

La investigación fundamental es la piedra angular de muchos de los avances científicos y sociales que experimentamos, y se produce esencialmente en las universidades y en los centros de investigación. Germán Zango es el líder del Área de Universidades de Zabala Innovation, formada por un equipo en alza que ayuda a que las propuestas disruptivas que pueden cambiar el futuro encuentren la financiación necesaria para llevarlas a cabo. En esta entrevista analiza la situación de la investigación académica en Europa y los retos a los que se enfrenta.

La investigación fundamental que surge de universidades y centros de investigación y tecnológicos ha sido, es y será el pilar de la ciencia y, sin duda, la espina dorsal del desarrollo y de la innovación.

Dentro del programa marco de financiación de investigación e innovación vigente Horizon Europe, el fomento y apoyo de la investigación científica ocupa un lugar predominante y protagoniza uno de los tres pilares del programa, el llamado Ciencia Excelente. De esta forma, no sería lógico que desde Zabala Innovation no tratáramos esta actividad con la misma importancia. Además contamos con varias universidades y centros en nuestra cartera de clientes y con personal técnico que cuenta con una gran experiencia y conocimiento previa en ciencia fundamental.

La naturaleza “high risk-high gain” de los proyectos de investigación fundamental, es decir, que sus descubrimientos proporcionen avances disruptivos, pero a costa de asumir grandes riesgos conceptuales y operacionales, requiere un enfoque donde la excelencia científica es el principal criterio de evaluación, diferente al resto de mecanismos de ayuda de la I+D+i europea.

La investigación fundamental, en la que Europa ha sido y es históricamente líder y referencia, surge de la necesidad de comprender y ampliar nuestro dominio de los fenómenos que ocurren en los diversos campos de conocimiento (energía, salud, química, física, biología, ingeniería, etc.), sin una finalidad inmediatamente práctica.

Sin embargo, últimamente hemos visto cómo otras potencias fuera de la Unión Europea han tomado ventaja en la carrera por la innovación aplicada, promoviendo y rentabilizando los descubrimientos y desarrollos científicos en la creación de nuevas industrias y mercados.

Por eso, es muy importante que la actividad investigadora que se realiza en las universidades no solo se limite a ahondar en el entendimiento del mundo que nos rodea, sino que sea también el origen de novedosos materiales, tecnologías, metodologías y procesos que den lugar a innovaciones con alto impacto ambiental, económico y social.

No sorprende el dato de que los países europeos más ricos o con mayor PIB per cápita de la UE, como Dinamarca, Austria, Suecia o Alemania, son a su vez aquellos que más inversión anual de media destinan a la financiación de investigación fundamental o científica. Este dato debería servir para convencernos de que apostar por la ciencia sí es una inversión a futuro rentable para un país.

También hemos observado que aquellas universidades y centros tecnológicos más activos en proyectos europeos y que logran más financiación para sus proyectos involucran a un gran número de sus equipos de investigación y participan en la mayoría de convocatorias de Horizon Europe. Esto indica que, además de cultivar la excelencia científica como seña de identidad, se instaura la búsqueda de financiación y la gestión y el fomento de la innovación como una actividad básica dentro de las instituciones académicas.

En línea con lo que veníamos comentando, diría que una de las principales necesidades del sector es la de mantener su naturaleza disruptiva y su capacidad para abrir horizontes inexplorados, a la vez que avanza para poner solución a los enormes retos ambientales, energéticos, sociales, sanitarios… a los que nos enfrentamos en el contexto global actual.

Es necesario que la investigación académica no solo dé respuesta a problemas ya existentes, sino que sea creadora de tendencias y una actividad capacitadora por definición. Los hallazgos científicos más importantes abren el camino y marcan la hoja de ruta que guíe el progreso tecnológico del futuro.

El reciente anuncio de grandes avances en el desarrollo y la consecución de hitos clave en la tecnología de fusión nuclear desde Estados Unidos es un excelente ejemplo. En el mejor escenario posible, esta tecnología, una de las mayores promesas en el futuro a medio plazo para lograr una fuente de energía totalmente limpia, necesitará aún décadas para alcanzar un grado de madurez suficiente que permita empezar a considerarla como una alternativa viable. Sin embargo, el país que esté liderando la carrera en estas primeras etapas de desarrollo lleva sin duda una ventaja fundamental y tendrá un posicionamiento privilegiado en el escenario geopolítico y económico del futuro.

Por último, pero no por ello menos importante, es necesario implementar todas las medidas necesarias para lograr que la carrera de investigador pueda verse como una salida profesional con capacidad para lograr estabilidad laboral y financiera a largo plazo, tanto en España como en Europa.

Viniendo del mundo de la investigación académica, creo que uno de los principales retos a los que se enfrenta este sector es superar cierta desconexión con las necesidades reales de la sociedad, así como trasladarle mejor la importancia de sus actividades.

Muchas de las innovaciones que usamos en nuestro día a día y que asumimos como garantizadas solo fueron posibles gracias a hitos clave de la investigación fundamental y académica que ocurrieron años o décadas atrás. En este sentido, una de las tareas pendientes de los investigadores es hacer más inteligible y accesible a la sociedad la relevancia de su labor y el impacto de sus resultados y logros, así como comunicar sus hallazgos y avances a los distintos actores involucrados, entre los cuales la ciudadanía ocupa un puesto clave.

En línea con la Comisión Europea, en Zabala Innovation incentivamos y apoyamos a nuestros clientes, principalmente universidades y centros de investigación, en la preparación y presentación de proyectos que reflejan conceptos novedosos en el ámbito de la investigación fundamental, para así lograr el objetivo de desarrollar esa ciencia excelente con sello europeo.

Nuestro equipo está formado actualmente por seis profesionales, todos ellos con experiencia en la investigación científica y con doctorados en diversas ramas de conocimiento. Además, dentro de Zabala Innovation, tenemos la suerte de contar con más de 70 profesionales con un doctorado y que nos ayudan en el día a día a analizar, preparar y revisar las propuestas de nuestros clientes.

Con más de veinte propuestas ERC revisadas en Horizonte Europa y una tasa de éxito del 60% en las acciones Marie Skłodowska-Curie, podemos confirmar que estamos dando los pasos en la dirección correcta para lograr financiación para los proyectos científicos de nuestros clientes.

Las principales vías de financiación de la investigación científica con los que trabajamos se encuentran en el Pilar I de Horizon Europe. Dentro de este pilar, se han invertido más de 25.000 millones de euros en apoyar la investigación de frontera, mejorar las capacidades de los investigadores y desarrollar redes de infraestructuras de investigación.

El programa del European Research Council ofrece financiación a largo plazo destinada a apoyar a investigadores excelentes y a sus equipos de investigación, para que lleven a cabo innovaciones de alto riesgo y alto impacto en cualquier campo de investigación.

Las acciones Marie Skłodowska-Curie apoyan la formación y el desarrollo profesional del personal investigador europeo y global a través de la financiación de programas de doctorado excelentes, programas de intercambio de personal, proyectos postdoctorales individuales y proyectos colaborativos.

El principal objetivo del programa de Infraestructuras de Investigación es dotar a Europa de un ecosistema integral de infraestructuras de investigación y tecnología de vanguardia abiertas y accesibles, capaces de ofrecer un catálogo de recursos y servicios que permitan el desarrollo de una investigación innovadora y multidisciplinar.

Por último, las acciones COST de Cooperación Europea en Ciencia y Tecnología ayudan a conectar iniciativas de investigacion europeas entre sí y permiten que investigadores y líderes en innovación puedan desarrollar y mejorar sus ideas mediante el fomento de un ecosistema de ciencia abierta.

Hace tiempo que la investigación fundamental ha dejado de verse con la imagen estereotipada de investigadores encerrados en sus despachos y laboratorios, aislados del mundo exterior…

Además de la colaboración dentro de la propia área de conocimiento, la investigación entre disciplinas se ha demostrado imprescindible para abordar los desafíos globales actuales. Europa recalca la necesidad de buscar soluciones a partir de la colaboración y el trabajo interdisciplinares, integrando áreas de investigación separadas en un proyecto, con el fin de crear una mejor comprensión de un tema complejo. Un investigador abierto a colaborar constantemente con otros campos de conocimiento en la resolución de un problema científico verá no solo cómo mejoran la calidad de su investigación y el impacto de sus descubrimientos, sino también cómo aumentan sus oportunidades de conseguir financiación para desarrollar sus proyectos.

Son enormes los beneficios que ha traído la era digital a la hora de compartir información y datos, y las facilidades para colaborar entre universidades y equipos de investigación. Algunos de los programas estrella de Pilar I fomentan estas sinergias mediante la creación de redes de colaboración e intercambio entre universidades. La implementación de iniciativas como la ‘European Open Science Cloud’ ha sido también clave para incentivar este ecosistema de cooperación.

Por último, no se trata solo de apoyar proyectos y oportunidades dirigidas al mundo académico, sino también de crear una nueva generación de profesionales altamente cualificados y potenciar su empleabilidad también fuera de la academia. Por ello, también las sinergias con industria y empresas privadas juegan un papel muy importante dentro, por ejemplo, de las acciones Marie Skłodowska-Curie.

Uno de los retos a los que nos enfrentamos constantemente es el de lograr estar actualizados y al día de los avances científicos para poder ayudar a nuestros clientes a desarrollar propuestas innovadoras y disruptivas.

Por otra parte, programas como el ya mencionado European Research Council cuentan con algunas de las tasas de éxito globales más bajas dentro de Horizon Europe, por debajo del 10%. Otro de nuestros retos es el de mantener y mejorar las tasas de éxito de Zabala Innovation por encima de la media europea en estos programas. Somos conscientes de que los investigadores ponen todo su entusiasmo y sus esperanzas en proyectos en los que creen firmemente y a los que están dispuestos a dedicar los siguientes años de su vida profesional. Nuestro objetivo es ayudarles a presentar sus propuestas con las mayores garantías posibles de ser financiadas en un entorno tan competitivo como el de las ayudas europeas.