Ir a noticias

Investigación y desarrollo

La innovación, una riqueza europea todavía por impulsar

Innovación

Solo siete Estados miembros de la UE dedican a la I+D una parte del PIB superior a la media. La brecha entre Norte y Sur persiste

En 2020, solo siete de los 27 Estados miembros de la UE ostentan un gasto en investigación y desarrollo sobre el PIB superior a la media. Con un 3,5% de su riqueza invertida en I+D, Suecia encabeza la lista de los virtuosos. Le siguen Bélgica, con el 3,48%, Austria (3,2%), Alemania (3,14%), Dinamarca (3,03%), Finlandia (2,94%) y Francia (2,35%). En el conjunto de la UE esta proporción se sitúa en el 2,32%, según datos provisionales de Eurostat. Muy por detrás, España se encuentra en el puesto 16, aunque la parte de su PIB destinada a I+D haya pasado del 1,25% en 2019 al 1,41% en 2020.

“La subida de este indicador en España podría resultar una noticia positiva, si no fuera porque se debe en gran medida a la caída del denominador, es decir, el PIB, y no tanto a la subida en el numerador (el gasto en I+D), que solo ha crecido un 1,3% respecto a 2019 y es de 15.768 millones de euros en 2020 frente a 15.572 millones de euros en 2019”, señala Guillermo Dorronsoro, economista experto en gestión de la innovación y miembro del Comité ejecutivo de Zabala.

En valor absoluto, el gasto en I+D en el club de los 27 se contrajo el año pasado un 0,38%, al bajar de los 311.894 millones de euros registrados en 2019 a 310.711 millones de euros en 2020. Esta inversión benefició mayoritariamente a los negocios, ya que más de una sexta parte de ella fue ejecutada en empresas, frente al 22% aproximadamente de la educación superior, el 12% de la Administración Pública y el 1% de las ONG. Con respecto al origen del gasto en I+D en la UE en 2019 (última serie completa de Eurostat para este parámetro), el 59% provino del sector privado, el 29% de la Administración Pública y el 12% restante de la educación superior y las organizaciones sin ánimo de lucro.

El país que el año pasado destinó más recursos de sus presupuestos generales a la investigación es Alemania, con el 2,16%, un punto porcentual más que España. Y, si el gasto en I+D per cápita es de 694 euros en el conjunto de la UE, el líder en este indicador es Dinamarca, con 1.621 euros. Muy por debajo en esta lista se encuentra España, con 332 euros.

La brecha entre los países del Norte de Europa y los del Sur es evidenciada por varios factores.

Francia, entre los primeros

De entre los Estados miembros de la UE cuyo gasto en I+D sobre el PIB supera la media europea (2,32%), Francia es el país que registra la proporción más baja, con el 2,35%. El año pasado, el país galo incrementó su inversión en I+D un 1,5% y dedicó a este capítulo el 1,11% de sus presupuestos generales, un nivel comparable al de España o Italia.

Alemania, potencia en innovación

Uno de los países que evidencia los mejores indicadores de gasto en I+D es Alemania. Más allá de ser el país de la UE que destina la proporción más grande de sus presupuestos generales a este apartado (2,16%), es también el cuarto Estado miembro en lo que se refiere a la parte del PIB invertida en I+D (3,14%) y el quinto por gasto en investigación y desarrollo per cápita (1.270 euros). Si se considera la variación con respecto a 2019, sin embargo, este gasto disminuyó un 4,03%, la caída más pronunciada del club de los 27.

Portugal, menos del 1% de los presupuestos

De entre los países del entorno más inmediato de España, Portugal es el que más ha aumentado su gasto en este apartado, registrando una subida del 7,05%, solo precedido por Chipre (7,76%), Eslovaquia (8,03%) y Lituania (17,69%). Asimismo, con el 1,6% de su riqueza empleada para realizar investigación y desarrollo, Portugal se sitúa muy por debajo de Alemania y Francia, pero algo por encima de Italia (1,53%) y España (1,41%). Estos datos, sin embargo, se revierten a la hora de considerar el gasto por cápita, ya que por cada portugués se dedican al I+D apenas 311 euros, por detrás de España (332 euros) y de Italia (419 euros), y muy lejos de Francia (805 euros) y Alemania (1.270 euros). Con el 0,75% de sus presupuestos generales destinados a financiar este capítulo, Portugal es también uno de los ocho Estados miembros de la UE que invierten menos del 1% en I+D.

Italia, tercera en valor absoluto

Con 25.364 millones de euros invertidos en 2020, Italia se sitúa en tercera posición en cuanto a gasto en I+D en términos absolutos, solo precedida por Francia (54.231 millones de euros) y Alemania (105.596 millones de euros), siempre según datos provisionales de Eurostat. Aun así, el año pasado esta cantidad representó un 3,41% menos que en 2019. La parte del PIB invertida en I+D asciende al 1,53%, lo que sitúa Italia en el puesto 14 de entre los 27 Estados miembros de la UE. La parte de los presupuestos generales que este país dedica a la investigación, el 1,1%, es muy parecida a la de España y Francia. En lo que se refiere al gasto en I+D per cápita, Italia, con 419 euros, se encuentra muy lejos de Francia (805 euros), pero cerca de España (332 euros).