Ir a noticias

Workshop SLIM sobre responsabilidad social de la minería en la Sierra de Lújar

El pasado 19 de febrero, como parte del proyecto europeo SLIM, se celebró un workshop en Órgiva (Granada) cuyo principal objetivo era informar a las autoridades locales y la sociedad civil de este pueblo de la Alpujarra de la importancia social, cultural y económica de la mina ubicada en la Sierra de Lújar, así como comunicar los principales avances medioambientales adoptados a raíz del proyecto y que contribuirán a obtener la Licencia Social para Operar de la Actividad Minera en la Sierra de Lújar

Alrededor de 30 personas asistieron al workshop organizado en el marco del proyecto SLIM, cuya organización fue promovida por el departamento de Innovación Social de ZABALA Innovation Consulting. ZABALA participa como socio del proyecto liderando el paquete de trabajo relacionado con la sensibilización social, la aceptación, la generación de confianza entre los stakeholders locales y la comunicación. Como parte de sus actividades, el departamento de Innovación Social promovió la celebración del evento en colaboración con la empresa Minera de Órgiva, la Universidad Politécnica de Madrid y la agencia de comunicación MINPOL.

Desarrollo del workshop de SLIM

El objetivo de este taller fue involucrar a las comunidades locales y a la sociedad civil de Órgiva en el desarrollo del proyecto SLIM, proporcionando información fiable, objetiva y asequible que evidencie la importancia de la mina para los stakeholders locales, de manera que se legitime la actividad de Minera de Órgiva en la Sierra de Lújar y ayude a establecer un contrato social con la sociedad civil y las autoridades locales de Órgiva con el fin de obtener la Licencia Social para Operar.

En el taller participaron, entre otras autoridades locales y miembros de la sociedad civil, el alcalde de Órgiva, representantes de la Diputación de Granada, delegados medioambientales de la Junta de Andalucía, el presidente de la Asociación de Empresarios de la Alpujarra, los directores del colegio y el instituto de Órgiva y asociaciones como la Abuxarra o La Casa de la Alpujarra.

El taller comenzó con la presentación por parte de Minera de Órgiva de los objetivos de la jornada. A continuación, José Ángel Sanchidrián, coordinador del proyecto y catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid, explicó el programa H2020 en el que se enmarca el proyecto SLIM y las líneas de acción centradas en proyectos de minería.

Celso Amor, director de Minera de Órgiva, explicó las diferentes fases por las que ha pasado la Mina de Órgiva que, tras su cierre en 1989, provocó una situación de paro y depresión en la comarca hasta su reapertura en 2009. Además, destacó el papel que puede tener la minería como industria clave para luchar contra la despoblación rural. Por último, presentó los principales avances medioambientales incorporados en la mina como resultado del proyecto SLIM. Asimismo, José Tomás Cañadas, trabajador de dicha mina, compartió su experiencia destacando el ambiente familiar y la buena gestión de personal de la mina, enfatizando las oportunidades laborales que proporciona la mina a los habitantes de la zona.

El alcalde de Órgiva, Raúl Orellana y Antonio Rodríguez, Director del I.E.S Alpujarra, resaltaron el valor de la mina en el municipio y su contribución a la generación de empleo entre los jóvenes de la comarca. Además, el director del instituto recalcó la importancia de dar a conocer y revalorizar la actividad de la mina a través de actividades con los colegios e institutos de esa zona de la Alpujarra.

Participaron también Miguel Ángel García, del Departamento de Minas Granada y Baltasar Molero, responsable de explotación minera. Ambos pusieron en valor el papel de la minería en la economía de la comarca y su valor tanto patrimonial, histórico y cultural como geológico.

Las dificultades que se encuentran las empresas a la hora de lanzar y mantener sus negocios, fue uno de los temas contemplados por Juan Castillo, presidente de la Asociación de empresarios de la Alpujarra. Por su parte, Ana Sánchez de la Asociación Abuxarra, explicó la contribución que realizan, desde Minera de Órgiva, al fomento de la actividad cultural e identitaria dentro de la comarca. Pablo Segarra, de la Universidad Politécnica de Madrid, destacó el papel de la minería como elemento imprescindible para la sociedad actual dado que las materias primas extraídas son necesarias para la fabricación de móviles, tablets y otros dispositivos tecnológicos. Y, además, subrayó el potencial de una minería sostenible y liderada por pequeñas y medianas empresas para enfrentar el fenómeno de la despoblación en España.

El Delegado Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible en Granada, Borja Nebot, explicó las normativas medioambientales y concluyó con la afirmación del cumplimento de las regulaciones por parte de la Mina de Órgiva.

Intervinieron también, Manuel Álvarez Rodríguez, de la Asociación de Turismo de la Alpujarra, Jorge López, técnico superior de desarrollo de la Diputación de Granada y Francisco Mario Jiménez, de la Asociación de Cazadores de Órgiva.

Todos los asistentes recalcaron la utilidad de la jornada y la necesidad de continuar organizando iniciativas similares en la comarca que acerquen la actividad de la mina a la población local, de manera que sirvan para entender la importancia y el valor que tiene la mina de Órgiva para la comarca de la Alpujarra. Asimismo, todos ellos se ofrecieron a colaborar en sus distintos ámbitos para impulsar la integración de la mina con la actividad social, cultural, turística y económica de la zona.

Sierra de Lújar. Minera de Órgiva al fondo

Proyecto SLIM

SLIM (Sustainable and Low Impact Mining) es un proyecto financiado por el programa marco de la Unión Europea, HORIZONTE 2020, liderado por la Universidad Politécnica de Madrid y gestionado por ZABALA Innovation Consulting en acciones de Innovación Social como expertos en dicho ámbito.

Su reto es minimizar el impacto de las técnicas extractivas de minerales en minas de pequeños depósitos, incluyendo depósitos de alta complejidad química o baja calidad mineral.

¿Qué solución se propone ante este reto? La introducción de avances tecnológicos que permitan minimizar el impacto y la eliminación de riesgos, considerando las dimensiones económica, social y ambiental de las minas, para poder llegar a acuerdos con las poblaciones locales. Entre otros aspectos, mejorará la eficiencia de la actividad minera en un 25%, reducirá las vibraciones y el ruido derivado en un 20-25%, así como el consumo energético en un 20%, y los gases de efecto invernadero en un 10%.