Ir a opiniones expertas

MISIONES

Ciudad, prepárate: TIENES UNA MISIÓN

Juan Cristóbal García

Consultor Senior de I+D+i

Mission “100 Climate-neutral Cities by 2030 – by and for the Citizens”: mucho más allá que los enfoques tradicionales. La ciudad necesita el compromiso de todos los actores: el CLIMATE-CITY CONTRACT es la clave

La Comisión Europea acaba de realizar sus Research and Innovation Days, el gran evento anual de innovación que esta edición ha sido especial por la puesta de largo del nuevo Programa Marco Horizon Europe. Y una de las grandes novedades de Horizon Europe son las MISIONES, que yo escribo en mayúsculas porque no puedo poner luces de neón en este texto.

Misión en Horizon Europe

El concepto de misión es conocido: se enuncia un reto complejo y de gran magnitud, se elabora un plan para resolverlo y se articulan una gran cantidad de medios para alinear a todos los actores, públicos o privados. Todo el mundo repite el mismo ejemplo de misión exitosa: enviar al ser humano a la Luna. Muchos expertos y sabios consideraban que no era viable, y que ni muchos menos se podría conseguir para 1969.

Mariana Mazzucato explica muy bien como las misiones van mucho más allá del concepto tradicional del sector público corrigiendo los fallos del mercado. Si me lo permiten, corregir o reparar son conceptos reactivos, sin liderazgo, y toda misión necesita un promotor, un líder.

Este es claramente el caso de la nueva Misión “100 Climate-neutral Cities by 2030 – by and for the Citizens”[1]: la Comisión Europea establece el reto y las prioridades y envía fuertes señales e incentivos tanto para las ciudades como para el sector privado, las regiones y Estados.

El volumen de inversión que se estima es de 96 billones de Euros, entre fondos públicos y privados (96.000.000.000 euros, con todos sus ceros), con fuerte implicación del BEI – Banco Europeo de Inversión, fondos del EU Green Deal y del EU Recovery Fund añadidos a los fondos de Horizon Europe. Divididlo entre las 100 ciudades que participarán en la misión para ver cuánto le correspondería en promedio a cada una.

Por cierto, que también hay quién dice que el reto no es viable y que no se podrá conseguir para 2030, pero por lo menos no se discute la urgencia de la misión.

Sólo podemos hablar de innovación cuando hay éxito en la aplicación, con resultado positivo. En una misión el objetivo sólo se puede alcanzar si todos los actores trabajan juntos de forma efectiva como equipo, y si todos, públicos y privados, se implican y participan activamente. Eso incluye también la gobernanza de la misión. “Implicación” no es lo mismo que “colaboración”, y me remito al plato de huevos fritos con bacon en el que la gallina colaboró y el cerdo se implicó.

En este caso la forma de asegurar la implicación de las partes es la elaboración conjunta del Climate City Contract entre todos los actores. La MISIÓN propone un proceso de co-creación multi-nivel, donde se exprese el nivel de ambición y compromiso de todas las partes involucradas, se identifiquen las barreras y prioridades para la estrategia de transición, se establezca la gobernanza y se coordine con las autoridades regionales, nacionales y la UE.

Sólo entre todos será posible eliminar o superar las barreras regulatorias, de conocimiento o de financiación. La experiencia demuestra que se necesitan enfoques nuevos capaces de afrontar las barreras, más allá del tradicional enfoque basado solamente en las ayudas públicas. El Climate City Contract es la llave para acceder a la financiación, el requisito.

En qué consiste la Misión

El título de la MISIÓN es claro cuando dice “by and for the Citizens”. Y es que los mayores retos para llegar a ser una ciudad climáticamente neutra son la rehabilitación energética de edificios y la movilidad sostenible y sólo se pueden afrontar con la implicación de la ciudadanía. Nuestro equipo de Innovación Social está habituado a trabajar sobre el terreno para ello.

Por último, las ciudades que afronten el reto de participar en la MISIÓN deberán ser prácticas y efectivas, capaces de traducir los objetivos de su Climate City Contract en una cartera de proyectos, cada uno con sus indicadores y sus formas de financiación y modelos de negocio.

Ahora mismo la mayoría de ciudades no logra traducir a proyectos su estrategia del Pacto de los Alcaldes, su plan de movilidad urbana sostenible (SUMP-PMUS), su estrategia de energía, la de innovación, su plan estratégico… muchos planes no sincronizados y que a veces no integran aspectos críticos en la planificación urbana como son el desarrollo económico, las desigualdades sociales, el equilibrio territorial.

El Climate City Contract deberá integrar esos aspectos para convertirse en el Plan Maestro que transforme la ciudad, y lograr que la urgente lucha contra el cambio climático sea una palanca de transformación para lograr una ciudad más competitiva, más justa, con mejor calidad de vida para su ciudadanía.

Yo llevo unos cuantos años trabajando con ciudades y me emociona este gran reto. En ZABALA conocemos bien las grandes políticas nacionales y europeas, conocemos bien la administración pública y cómo funcionan en la práctica los instrumentos de financiación y vemos lo poderoso que puede ser el concepto de Climate City Contract.

Y la experiencia nos ha mostrado que la dificultad no está en elaborar una estrategia que se anuncie a bombo y platillo, sino en construir una estrategia sólida construida sobre pilares fuertes, co-creada por todos los actores y por tanto estable, y que se pueda traducir en proyectos que serán los que realmente vayan transformando la ciudad.

Persona experta

Juan Cristóbal García
Juan Cristóbal García

Sede de Pamplona

Consultor Senior de I+D+i

No es el sector, es el proyecto

Lo importante no es seguir avanzando, sino saber hacia dónde ir. Y nuestra tasa de éxito del 37% demuestra que en Zabala sabemos guiar a nuestros clientes.

Áreas de especialización