Navarra lanza un nuevo instrumento financiero-fiscal para beneficio de proyectos innovadores y de inversores fiscales

Navarra_nuevo instrumento financiero-fiscal
30/12/2016
Así se recoge en la nueva Ley Foral del Impuesto sobre Sociedades en Navarra, creándose un excelente instrumento financiero-fiscal con importantes beneficios tanto para los desarrolladores de proyectos de I+D+i como para los inversores fiscales que pueden obtener rentabilidades hasta del 20%.

Fomentar las actividades de Investigación y Desarrollo o de Innovación Tecnológica (I+D+i) es uno de los papeles más relevantes que persigue la política tecnológica promovida por las diferentes administraciones públicas, ya que está demostrado que las sociedades con mayor gasto en I+D+i son más avanzadas, con mejores salarios y empleos de calidad y menores índices de desempleo. Por lo tanto, son sociedades más desarrolladas y con un mejor posicionamiento competitivo en un entorno económico totalmente globalizado.

Una de las vías más habituales de promoción de las actividades de I+D+i en el tejido empresarial ha sido a través de ayudas financieras (subvenciones o préstamos bonificados) o de ayudas fiscales, generalmente deducciones que se aplican en la cuota a través del Impuesto de Sociedades del promotor del proyecto de I+D+i. Sin embargo, en muchas ocasiones, estas ayudas fiscales no pueden llegar a aplicarse a corto o medio plazo por los promotores (quienes desarrollan los proyectos) debido fundamentalmente a disponer de bases imponibles negativas o por insuficiencia de cuota.

A su vez, se ha identificado que una de las principales carencias de nuestro sistema de Ciencia-Tecnología-Empresa es la excesiva dependencia de la financiación pública y la necesidad de implicar más fuertemente al sector privado en la potenciación de actividades de I+D+i en todo tipo de ámbitos y entidades. Es necesario por lo tanto, encontrar mecanismos que animen a inversores privados a apoyar económicamente este tipo de desarrollos tecnológicos empresariales.

Entre las novedades fiscales publicadas para 2017 en Navarra, al igual que también se han definido para otros territorios como Bizkaia y Gipuzkoa, figura precisamente un nuevo instrumento que permite en parte mitigar las dos problemáticas descritas: aprovechar las deducciones fiscales por actividades de I+D+i de los contribuyentes que no pueden aplicárselas directamente en su Impuesto de Sociedades para atraer financiación de inversores privados que participen en su proyecto y a los que se les “transfiere” esa deducción fiscal por I+D aportándole  una rentabilidad fiscal atractiva.

Esta importante novedad fiscal consiste en la redacción por completo de un nuevo artículo 62 en la Ley Foral del Impuesto de Sociedades dedicado específicamente a favorecer la participación en proyectos de investigación y desarrollo o innovación tecnológica por parte de contribuyentes que participen en la financiación de proyectos de I+D+i realizados por otros contribuyentes. El incentivo consiste en que un sujeto pasivo del Impuesto de Sociedades (inversor fiscal) que participa en la financiación de un proyecto de I+D+i de otra entidad (promotor o desarrollador del proyecto) puede beneficiarse de la deducción fiscal por la realización de dicha actividad en un importe resultante de multiplicar por 1,20 el importe de las cantidades por ella desembolsadas para la financiación del proyecto.

Esto es, si el inversor financia con una aportación de 100.000 € al proyecto, podrá deducirse fiscalmente, como máximo, 120.000 € cedidos por el promotor. El exceso de deducciones, si las hay, podrá ser aplicado por la entidad que realiza el proyecto de I+D+i o, incluso, podría ser financiado por otro sujeto pasivo. Además, los inversores fiscales del proyecto no podrán adquirir derechos de propiedad intelectual o industrial o de otra índole respecto de los resultados del mismo, cuya propiedad deberá ser en todo caso del contribuyente que lo realice.

 

En definitiva, la deducción fiscal que el desarrollador del proyecto de I+D no se puede aplicar (lo podría hacer en el futuro con bases imponibles positivas), la adelanta al día de hoy y la transfiere a un inversor que sí se la puede aplicar a cambio de una inversión directa en el proyecto de I+D.

De este modo, clarísimamente, se consiguen tres efectos muy beneficiosos para nuestro sistema de innovación tecnológica:

  • Efecto incentivador y generador de propuestas innovadoras al favorecer el lanzamiento y la ejecución de nuevos proyectos de I+D+i que en muchas ocasiones no se realizarían por falta de financiación. Especialmente atractivo para Star-ups y empresas innovadoras de base tecnológica con una fuerte actividad de I+D.
  • Efecto de captación de financiación privada para dichos proyectos.
  • Efecto de difusión de la cultura científica y técnica al hacer partícipes de dichos proyectos a entidades/inversores que en muchas ocasiones no realizan I+D+i.

 

Si bien nadie es infalible, las tres décadas de experiencia en la gestión de deducciones fiscales por I+D+i en la espalda de ZABALA Innovation Consulting nos ayudan a ver con cierta perspectiva las políticas favorables al ecosistema de innovación de una región, estado o país, de acuerdo a las necesidades de las pequeñas y medianas empresas, principalmente. Hemos apoyado a nuestros clientes en la identificación de propuestas y en la obtención de la calificación que aporte seguridad a este incentivo (más de 815 Informes Motivados Vinculantes anuales tanto en Hacienda estatal como en los distintos regímenes forales). Estamos trabajando ya en proyectos promotor-inversor de este tipo en Bizkaia y en Gipuzkoa, donde esta fórmula ya lleva unos meses en marcha, aportando un servicio que persigue la máxima garantía a la hora de su aplicación, con un soporte técnico y legal especialista y lo vamos a replicar por lo tanto también en Navarra, abriendo desde ahora la puerta a las consultas sobre proyectos innovadores pendientes de ese empujón final para llegar a mercado.

Es el momento de aterrizar el nuevo Plan de Ciencia y Tecnología del Gobierno de Navarra y ver si ofrece las herramientas necesarias para volver a posicionar a Navarra como líder europeo en innovación, recuperando el puesto de liderazgo en España que se ha perdido en estos últimos años en el ranking de regiones. Y, en este sentido, desde ZABALA Innovation Consulting pensamos que este nuevo instrumento de atracción de capital privado a proyectos de I+D+i favorecerá este objetivo y, por lo tanto, favorecerá ubicar nuevamente a Navarra como una región fuerte en innovación, prospera, con mejor la calidad de vida y aportando soluciones creativas a los grandes retos de nuestra sociedad.