Mapa para avanzar en la industria 4.0

INDUSTRIA40_JUANCRIS
30/08/2016
Bienvenidos a la era Post-Lean Manufacturing

Cuando Roland Berger o PWC coinciden en su análisis es que algo serio pasa: y es que los directivos de las empresas españolas consideran que la Industria 4.0 será muy importante para sus empresas, pero la mayoría no están preparados para ello (¡casi me atraganto!). Estamos de nuevo ante la estrategia de “a ver cómo va esto”, pero en la economía actual llegar tarde es muy peligroso.  

Desde que TOYOTA en los 80 y 90 convirtió el Lean Manufacturing en la clave del éxito hasta que la industria europea lo asumió pasaron hasta 20 años. No se debe subestimar la importancia de la fabricación cuando hablamos de innovación: la era de la Industria 4.0 es la era post-Lean Manufacturing, una oportunidad para Europa que esta vez no puede  perder.

Y comentando con los compañeros de ZABALA, hemos extraído las siguientes siete lecciones de los proyectos de Factories of the Future – FoF que hemos presentado a los mayores programas europeos de financiación de la I+D, programa HORIZON 2020 y su antecesor FP7:

  1. La Industria 4.0 es un camino, no un proyecto
  2. Empresa 4.0 en lugar de Industria 4.0
  3. Industria 4.0 es integración: las herramientas no hacen al ebanista aunque son necesarias
  4. Estarás perdido si no tienes un Plan de Industria 4.0
  5. Hay que construir unos buenos cimientos para la industria 4.0 (incluida seguridad y privacidad)
  6. Son las personas las que trabajarán en la Industria 4.0
  7. Parte del Lean Manufacturing para llegar a la Industria 4.0
  8. Colaboración y nuevos modelos de negocio base de la Industria 4.0

Industria 4.0 es un camino, no un proyecto

La Industria 4.0 no es un paquete de software que podamos implantar, y no se puede afrontar como un proyecto de nuevo ERP o como el nuevo sitio web de la empresa. La Industria 4.0 supone la transformación total de la empresa tanto en lo técnico como en lo humano, todo cambia: desde la relación con clientes y proveedores, con toda la cadena de valor en resumen, pasando por los procesos de desarrollo de producto, la fabricación, el mantenimiento de los equipos e instalaciones o el servicio post-venta de los productos comercializados, sin olvidar los nuevos modelos de negocio que deben surgir.

Por tanto, la decisión de convertirnos en Industria 4.0 es una decisión estratégica, de largo alcance e impacto: una empresa se convertirá en Industria 4.0 a partir del convencimiento y liderazgo de la Dirección General de la compañía y no a través de un proyecto único.  

Empresa 4.0 en lugar de Industria 4.0

Los términos Industria 4.0,  Industria Conectada 4.0 (el término acuñado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo – MINETUR) o incluso Fábricas del Futuro (Factories of the Future – FoF ) el término que se define en el Programa Horizon 2020 de la UE, son ya insuficientes: los términos “Industria” o “Fábricas” no recogen el concepto global de “Empresa” (pensemos en el impacto del Internet de las Cosas – IoT o de la Realidad Aumentada en las utilities, o en la fabricación aditiva en la construcción);  “Futuro” suena a algo lejano (esto me recuerda a la pegatina que hay en algunos coches y que dice que “los objetos en el espejo retrovisor están más cerca de lo que parecen”), y finalmente porque nadie habló nunca del 3.0 (según dice Prof. Wolfgang Wahlster lo que tenemos ahora es la Industria 3.0). Por eso, a mí me gusta más hablar de  Empresa 4.0 o también Transformación Digital de las Empresas.

Industria 4.0 es integración: las herramientas no hacen al ebanista aunque son necesarias

En Industria 4.0 encontramos una caja de herramientas repleta de tecnologías: Internet de las Cosas IoT, Cloud-Factory, Smart Factory, Realidad Aumentada y Realidad Virtual, Visión Artificial, Sistemas Cíber-Físicos (Cyber-Physical Systems), Big Data, Fabricación Aditiva, Hápticos, Movilidad, Vestibles (wearables), Robots colaborativos, etc.

Está claro que las herramientas son necesarias, pero no son lo que define al buen ebanista: no hay que comprarlas ni usarlas todas, hay que escoger las más adecuadas y aprender a usarlas bien. Para ser más gráfico: si yo me compro todas las herramientas de Leroy Merlin seguiré siendo muy torpe en el bricolaje, y algo más pobre.

Estarás perdido si no tienes un Plan de Industria 4.0

Así pues, lo primero que necesitaremos es un Plan de Industria 4.0, conociendo las aplicaciones prioritarias para la estrategia de la empresa, poniendo fechas y recursos, pensando en un largo proceso que llevará tiempo porque la Industria 4.0 nos hará cambiar muchos de los grandes procesos de la empresa, y siempre con la interoperabilidad en mente. Si a nuestro ERP, o a nuestro SCADA o nuestro sistema de gestión del mantenimiento le añadimos muchos más sistemas y los ponemos a trabajar todos a la vez nos podemos llevar muchas sorpresas desagradables.

Es imprescindible buscar un modelo integrador desde el inicio: el mayor error será ir implantando tecnología para cada aplicación como si fueran únicas, con lo que al final tendremos multitud de diferentes plataformas sobre sistemas que no se entienden entre sí. Sin un PLAN de Industria 4.0 no tendremos interoperabilidad.

Hay que construir unos buenos cimientos para la Industria 4.0

Y desde luego ese Plan debe considerar que no es posible convertir nuestra empresa en Industria 4.0 si no contamos con Infraestructuras y capacidad TIC: una infraestructura tecnológica robusta que permita construir con seguridad. Necesitaremos ancho de banda suficiente, un buen plan de sistemas, potencia de servidores... Seguridad y privacidad son dos conceptos vitales en Industria 4.0 que se deben considerar “por diseño”.

Son las personas las que trabajarán en la Industria 4.0

Ya hemos visto que no se trata de implantar sistemas, sino que será toda la empresa la que cambie, todos los procesos: desde el mantenimiento de máquinas, pasando por la logística, la fabricación, la ingeniería de diseño o la de procesos, e incluso la dirección de la empresa… Las personas que trabajan en una Industria 4.0 no tendrán los perfiles actuales.

La Industria 4.0 tiene el potencial de ayudar a las personas a trabajar con mayor seguridad y calidad, y ofrece la posibilidad de que cada persona aproveche el conocimiento generado por sus compañeros en cada tarea y a su vez contribuya a generar conocimiento con cada acción que realiza. Pero la persona que no se adapte sin duda sufrirá.

Parte del Lean Manufacturing para llegar a la Industria 4.0

Este artículo comienza con el titular “Bienvenidos a la era Post-Lean Manufacturing”, donde “post-lean” significa “después de”. Por tanto, lo primero es partir de la base del Lean Manufacturing. Y es que si queremos realizar productos personalizados o tener co-diseño con nuestros clientes o proveedores, tendremos que partir del Lean Manufacturing. Y si queremos tener Sistemas Cíber-Físicos deberemos tener nuestros procesos bajo control: ahí Six Sigma o el control estadístico de procesos nos echarán una mano.

Industria 4.0 no sustituye al Lean Manufacturing, sino que lo complementa.

Lo que no consideraba Lean Manufacturing y que ahora podremos hacer es colaborar con clientes y proveedores, tener control y monitorización en tiempo real, ofrecer nuevos servicios gracias a los datos de los productos en uso por los clientes... Y tenemos muchos más ejemplos.

Colaboración y nuevos modelos de negocio base de la Industria 4.0

Y por último, surgirán y ya están surgiendo nuevos modelos de negocio: si se desarrollan los productos conjuntamente con el cliente y a su vez con los proveedores, si todos nuestros productos generan datos en manos de los usuarios finales, si nuestras máquinas de producción y nuestras personas generan ingentes cantidades de información y somos capaces de aprovechar ese conocimiento, sin duda lo que tendremos en nuestras manos es un gran potencial.

Pensemos por ejemplo en los meta-productos, o productos con servicios asociados durante el uso del producto, o en el co-diseño realizado con el cliente o con los proveedores. Sin duda es necesario que la dirección de la empresa plantee su modelo integral de Industria 4.0, con la visión de empresa y trabajando continuamente en los nuevos modelo(s) de negocio y en su Plan de Industria 4.0.

Siempre es mejor hacerlo desde la colaboración. Es evidente que sin colaboración una empresa no puede recorrer el camino hacia la Industria 4.0. Es necesario colaborar con otras empresas, con centros tecnológicos, con asociaciones. Hemos de cambiar esa estrategia tan nuestra de “mejor hacerlo solo que hacerlo bien”.

Estaremos encantados de escuchar tu visión de la Industria 4.0 y de trabajar contigo para hacerla realidad.