Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en la gestión de las empresas más innovadoras

12/02/2018
Las empresas son actores imprescindibles para afrontar los desafíos globales. Este cambio de modelo pasa por adoptar estándares internacionales que contribuyan al bienestar y al desarrollo social de toda la humanidad. Las mejor posicionadas ya lo están haciendo

En septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. La Agenda 2030 responde a los desafíos mundiales al abordar de forma integral la erradicación de la pobreza y las dimensiones económicas, sociales y medioambientales del desarrollo sostenible.

 Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) hacen realidad un cambio de paradigma en la forma de actuar, colaborar, crear, y en definitiva innovar de las empresas. Vinculados a los ODS surgen nuevos modelos de negocio innovadores. Son desafíos globales que requieren de una implicación en todos los niveles y sectores, y son los pasos necesarios a seguir para quienes quieren seguir avanzando y formar parte de un ecosistema que supera fronteras y naciones. Las empresas que quieran ser competitivas en el mercado deben adoptar estos estándares internacionales.

De hecho, las empresas han desempeñado un papel crucial en la adopción de los ODS y también lo están haciendo en su ejecución. Entre los ODS hay objetivos que tienen ver exclusivamente con la actividad empresarial y su gestión. Lo que nos sigue confirmando que no puede haber crecimiento económico duradero sin la consideración del resto de dimensiones del desarrollo sostenible.  

Las empresas españolas se están implicando en la asunción de estas prácticas. Son conscientes de que competitividad y sostenibilidad van unidas y cada vez más organizaciones se suman al Pacto Mundial de Naciones Unidas. Para este avance también es necesario un consenso entre el sector público y privado y esto tiene reflejo en las políticas y estrategias.

La Unión Europea ha desempeñado un papel fundamental en el proceso que condujo a la adopción de los ODS. En 2016 la Comisión impulsó la Comunicación Próximas etapas para un futuro europeo sostenible en la que se hace un mapeo de las políticas ya en curso que contribuyen a las 17 ODS. En las conclusiones se subraya la importancia de lograr, de un modo equilibrado e integrado, un desarrollo sostenible en las tres dimensiones (económica, social y medioambiental). Es fundamental que el desarrollo sostenible se integre en todas las políticas, y que la UE sea ambiciosa en las políticas que aplica para afrontar los retos mundiales.

La propuesta refleja el cambio de modelo con una visión y marco de acción comunes para todas las instituciones de la UE y todos los estados miembros, con especial énfasis en los impulsores transversales del desarrollo, como la igualdad de género, la juventud, la energía sostenible y la lucha contra el cambio climático, la inversión, la migración y la movilidad.

Asimismo, y más recientemente, en noviembre de 2017 fue aprobado el Pilar Europeo de Derechos Sociales por parte del Parlamento, el Consejo y la Comisión, durante la Cumbre social en favor del empleo justo y el crecimiento celebrada en Gotemburgo, Suecia. El pilar tiene tres vertientes principales: igualdad de oportunidades y de acceso al mercado de trabajo, condiciones de trabajo justas, y protección e inclusión social.

En España vemos, como en paralelo a las políticas europeas y en su adopción y cumplimiento, se desarrollan políticas y estrategias como el Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos, con el que se intentará fortalecer la debida diligencia en derechos humanos, apoyar a las pymes para que asuman el papel crucial en su cumplimiento, el fomento del diálogo multisectorial, etc. Es papel de la administración facilitar e incentivar la participación del resto de actores en la agenda de los ODS. La sociedad debe conocerlos y asumirlos como propios.

A este cambio también se están sumando centros formativos: escuelas de negocios, universidades, centros de investigación, donde ya se dan casos de estudio y avances relacionados con las buenas prácticas y generación de negocios innovadores en torno a los ODS.

En definitiva, son partícipes todos los actores del sistema de la innovación, que no pueden quedarse indiferentes ante los cambios que propician los desafíos de un mundo global.

En ZABALA somos socios del Pacto Mundial y tenemos años de experiencia en innovación social, debida diligencia y la relación empresas y derechos humanos. Esto nos permite ayudar a integrar estos aspectos en las empresas con metodologías y procedimientos propios e innovadores.