Global Innovation Index 2016: China entra en el top 25

17/08/2016
España ocupa el puesto 28 de los países más innovadores

China ha entrado a formar parte del ranking de las 25 economías más innovadoras del mundo, mientras que Suiza, Suecia, el Reino Unido, Estados Unidos, Finlandia y Singapur alcanzan las posiciones líderes en 2016, según los resultados del Global Innovation Index 2016, publicados recientemente por la Universidad de Cornell, INSEAD y la Organización Mundial de la propiedad Intelectual (WIPO). España ocupa el puesto 28 dentro de este ranking.

 El informe analiza indicadores como la calidad de las instituciones, los recursos humanos destinados a la investigación, infraestructuras, el mercado y los negocios, el conocimiento y la producción tecnológica, o la producción creativa.

España alcanza mejores resultados en infraestructuras, en concreto en lo referido a servicios públicos en línea y desempeño medioambiental. También obtiene buenos indicadores en cuanto a su mercado en materia de crédito, de competencia y de comercio.

En el caso de China se trata de la primera vez que un país de ingresos medios se ha unido a las economías altamente desarrolladas que han dominado los primeros puestos del Índice Global de Innovación (GII),  durante los últimos 9 años. El GII refleja la capacidad innovadora de más de 100 países de todo el mundo.

El informe constata que a pesar del ascenso de China persiste una "fractura de la innovación" entre los países desarrollados y en vías de desarrollo. Por ello, se insiste en la idea de que  el fomento de la innovación es crucial para una economía dinámica y competitiva.

En el mismo sentido, desde las organizaciones responsables del informe se subraya que la innovación requiere inversiones continuas. Antes de la crisis económica de 2009, el gasto en I+D creció a un ritmo anual de aproximadamente el 7%. Los datos de 2016 del GII indican que la I+D mundial creció sólo un 4% en 2014. El resultado ha sido un crecimiento más lento en las economías emergentes y más fuerte de I+D en los presupuestos de las economías más fuertes.

"La inversión en la innovación es fundamental para elevar el crecimiento económico a largo plazo", aseguró el Director General de la OMPI, Francis Gurry. "En este clima económico actual, el descubrimiento de nuevas fuentes de crecimiento y aprovechar las oportunidades que plantea la innovación global son las prioridades de todas las partes interesadas."