El medioambiente como sinónimo de innovación y competitividad

El medioambiente como sinónimo de innovación y competitividad
18/04/2017
La consideración del medioambiente no sólo es imprescindible para mantener nuestra calidad de vida, sino que además es la condición por la que destacan las empresas más innovadoras en España y en Europa

Daniel de la Nogal, responsable de equipo en ZABALA Innovation Consulting

Las políticas ambientales y climáticas pueden ser complejas y en muchas ocasiones nos llevan a observar contradicciones dependiendo del contexto y país en el que nos encontremos. Nos levantamos hace unos días con la noticia de la marcha atrás del gobierno americano en el apoyo a la lucha contra el cambio climático, que fue una de las banderas de la administración Obama. El nuevo equipo ha puesto en marcha el desmantelamiento de todas las medidas para reducir las emisiones y ha dado un giro al pasado de unas cuantas décadas.

Aunque el desafío es global y habrá que buscar nuevos puntos de encuentro, nos queda el consuelo de que al menos en la Unión Europea se siga apostando por el medioambiente y se trate de incentivar propuestas que beneficien la salud de nuestro planeta. Europa en este sentido, quiere reforzar la eficacia de la Unión a la hora de afrontar los desafíos medioambientales y climáticos a escala internacional. Pero además hay otras prioridades concretas muy relacionadas con la actividad empresarial. Maximizar los beneficios de la legislación de medioambiente de la Unión mejorando su aplicación, asegurar una economía baja en carbono, eficiente en el uso de los recursos, ecológica y competitiva, o asegurar inversiones para las políticas ambientales y climáticas, así como tener en cuenta los costes ambientales de todas las actividades de la sociedad forman parte de la estrategia ambiental europea que prevalece sobre todos los estados miembros.

En este sentido, estudios de la Comisión Europea que relacionan competitividad y medioambiente concluyen que podríamos reducir de forma realista las necesidades materiales totales de la economía de la UE en un 17% y que esto podría aumentar el PIB en un 3,3% y crear entre 1,4 y 2,8 millones de puestos de trabajo.

La deducción por inversiones medioambientales

En lo que respecta a España hace ya unos años se impulsaron medidas muy interesantes que pretendían incentivar el interés empresarial por la protección ambiental, en beneficio también de su innovación y competitividad a través de la mejora de sus procesos productivos.

Una de las iniciativas que más ha destacado por sus beneficios es la deducción por inversiones medioambientales, reguladas en un primer momento por el Real Decreto Legislativo 4/2004 e impulsado posteriormente por la Ley 2/2011 de Economía Sostenible. Durante varios años, las empresas que invertían en bienes de activo material que mejorasen los límites regulados por la normativa vigente en materia de residuos, contaminación atmosférica, contaminación de aguas y contaminación acústica (está última introducida por la ley de economía sostenible), se veían beneficiados de una rebaja del Impuesto de Sociedades consistente en un porcentaje de la inversión realizada, que iba variando en función del año de puesta en marcha de la misma.

Para que las empresas puedan disfrutar de este incentivo, es necesario contar con un certificado de convalidación que expiden, salvo casos excepcionales, las autoridades ambientales competentes de las comunidades autónomas. Este certificado se conseguía siempre que se cumpliese, además de mejorar los límites indicados en el párrafo anterior, que las inversiones se llevasen a cabo en el marco de planes, programas, convenios o acuerdos aprobados o celebrados por la administración medio ambiental.

Esta deducción tan interesante y beneficiosa fue suprimida tras la publicación de la Ley 27/2014, nueva Ley de Impuesto de Sociedades y evitó la opción de que las empresas que apostaban verdaderamente por mejorar los límites establecidos por la ley, pudiesen beneficiarse de incentivos fiscales. Para ello estableció el año 2014 como último en el que poder acogerse a estos incentivos.

No obstante, las deducciones por medioambiente todavía son posibles aunque sea de manera retroactiva: tras una consulta vinculante de la Dirección General de Tributos (Consulta V2396-12, de 12 de diciembre de 2012) se abre la vía de que las empresas tengan un margen de 15 años para aplicarse las deducciones medioambientales en el Impuesto de Sociedades, por lo que los créditos fiscales por deducciones medioambientales generados entre 2002 y 2014 podrán aplicarse en liquidaciones futuras, respetando únicamente el límite temporal de los 15 años (lo generado en 2002 debería aplicarse en el IS de 2017)

Desde ZABALA alentamos a las empresas que realicen ese pequeño trabajo de búsqueda de todas las inversiones realizadas desde 2002 hasta 2014, para que de esta manera se vea recompensado el esfuerzo económico que se realizó en su momento para la mejora ambiental y de la productividad.

En esta infografía sobre deducciones por inversiones ambientales te explicamos cómo funciona todo el proceso.

Convocatorias dedicadas al medioambiente

Además de los mecanismos de deducción por inversiones medioambientales, las empresas que apuestan por ser más innovadoras, al mismo tiempo que respetan el entorno, tienen posibilidad de acceder a ayudas y financiación de programas europeos y nacionales participando en proyectos colaborativos. 

  • LIFE Programme. La Comisión Europea lanzará una nueva convocatoria de propuestas para el mayor programa europeo de financiación de proyectos ambientales y climáticos el próximo 28 de abril de 2017, con plazos de solicitud en septiembre de 2017. En esta ocasión se destinarán casi 260 millones de euros.

  • Acción por el clima, medio ambiente, eficiencia de los recursos y materias primas, es la quinta prioridad temática de los Retos Sociales planteados en Horizonte 2020, Programa Marco de Investigación e Innovación de la Unión Europea (2014-2010). El presupuesto global establecido para este periodo 2014-2020 es de 3.081 M€. Echa un vistazo a nuestro cronograma de convocatorias para estar al día.

  • Ayudas de Ahorro y Eficiencia Energética de IDAE. En las próximas semanas se publicarán en BOE las convocatorias de ayudas destinadas a la edificación (125,6 millones de euros) e industria (63,7 millones de euros). De esta forma, el total del importe de las ayudas que destinará el Ministerio de Energía en 2017 a los programas de eficiencia energética asciende a 221,8 millones de euros.

Si nos detenemos en este panorama, obtenemos como conclusión que la consideración del medioambiente no sólo es imprescindible para mantener nuestra calidad de vida, sino que además es la condición por la que destacan las empresas más innovadoras en España y en Europa. Toma nota y aprovecha las ventajas que te ofrecen los distintos instrumentos de deducción fiscal y de convocatorias de proyectos.

En ZABALA estaremos encantados de asesorarte para ayudarte y aplicar los beneficios del “win to win” medioambiental.