Darwinismo empresarial

18/12/2015
Durante la crisis económica actual, que en España comenzó en 2008 y aún continúa, he podido comprobar como varias empresas con las que trabajaba sobrevivían airosas mientras sus competidores nacionales agonizaban.

Las empresas exitosas, de sectores muy diversos (equipamiento para edificios, bienes de consumo, bienes de equipo, etc…) tenían las siguientes características comunes:

  1. Implicación de la dirección general en la I+D: selección de proyectos, de colaboradores, consecución de fondos, y seguimiento de los proyectos. En el plato de huevos fritos con bacon, la gallina ha colaborado y el cerdo se ha implicado… eso quiero decir con implicación: dedicación de más del 15% de tiempo del director general a la innovación. Esto asegura que los proyectos de I+D están sin duda conectados con la estrategia de la empresa (y que la estrategia de la empresa considera el potencial que le ofrece la I+D).
     
  2. Alto grado de exportación y/o implantación internacional. Yo las he clasificado así:
    1. <25% de exportación: liquidadas o reducidas
    2. >25% y < 40% de exportación: reducidas
    3. >40%, en general > 75%: se han mantenido
       
  3. Dedicación a I+D muy superior a la media. Sí, más del 3% de su facturación, y en algún caso más del 5%... incluso el 10%
     
  4. Red de colaboradores en I+D asentada, gestionada, cercana, con la que se comparte conocimiento, estrategia y proyectos: Innovación Abierta
     
  5. Alto número de patentes, cuidando también mercados en los que no están presentes (de momento).
     
  6. Uso de las fuentes públicas de financiación, pero sin distraerse de su objetivo principal: los proyectos se hacen porque hay que hacerlos, tengan o no ayuda. Por tanto, si hay una convocatoria de ayudas que sea viable se utiliza, pero si desvía del objetivo del proyecto no se utiliza.
     
  7. En todos los casos, uso de la deducción fiscal por I+D o por Innovación Tecnológica (IT).

No es casual que se den estas características al mismo tiempo, y que las empresas con estas características hayan sobrevivido a la crisis. Por supuesto que han tenido que ajustar precios y que sacrificar inversiones y proyectos, pero ahí están los resultados (mirad donde están ahora sus competidores que no cuidaron estos aspectos).

También han existido otros factores clave que no he mencionado, como el nivel de endeudamiento (un compañero a principios de 2009 me decía “empresa que visito con nave u oficinas nuevas, empresa que seguro cierra”), pero los que os he descrito son los factores comunes de estas empresas de éxito.