Claves para escribir una buena propuesta de bioeconomía

15/06/2016
ZABALA participó en un taller en Bruselas del proyecto ProBio para tratar de acercar la investigación del sector bioeconómico al mercado

Con el objetivo de mostrar cómo acercar los resultados de los proyectos de Bioeconomía al mercado, ZABALA ha participado en un evento que se ha celebrado recientemente en Bruselas en el marco del proyecto ProBIO "Your toolkit for bioeconomy research exploitation".

ZABALA integra esta iniciativa que apoya a este sector en Europa para explotar sus resultados de I+D  e impulsar su acercamiento al mercado.

Mónica Pérez, consultora de I+D de ZABALA fue la encargada de mostrar cómo preparar propuestas europeas con posibilidades de éxito, para financiar estrategias de acercamiento al mercado para estos proyecto. Asimismo, durante el encuentro se fomentó el networking y la cooperación entre los 60 asistentes, muchos de ellos representantes de proyectos europeos del VII Programa Marco, así como organizaciones y empresas relacionadas con la bioeconomía. De esta forma, podrán surgir nuevos proyectos cooperativos.

El sector de la bioeconomía comprende sectores muy diversos como la biomasa y los residuos;  las biorrefinerías, los productos químicos y materiales, y la alimentación. Además, los productos y servicios derivados podrían reducir el impacto ambiental y la dependencia de materias primas.

La bioeconomía tiene muchas perspectivas para Europa, sin embargo en la actualidad contempla mucha I+D e investigación básica, pero es más incipiente en el ámbito industrial y empresarial, lo que dificulta que los resultados lleguen al mercado y a la sociedad.

Los aspectos a tener en cuenta para escribir una buena propuesta de bioeconomía serían los siguientes:

-          Composición equilibrada del consorcio de socios. Para que se facilite la explotación de los resultados obtenidos es necesario que en los proyectos colaborativos, al menos uno de los participantes sea una pyme.

-          Relación demostrada entre la “necesidad” que soluciona el proyecto, la idea, la tecnología propuesta y el acercamiento al mercado.

-          Los objetivos deben ser claros y relacionados con la convocatoria específica, además de cuantificables, y con el foco, por supuesto, orientado al mercado.  

-          Debe estar muy claro el punto de partida tecnológico y de producto, a dónde se quiere llegar, y cómo se va a alcanzar ese destino.

-          La memoria debe reflejar los resultados de proyecto, quién va a ser el propietario de los mismos y cómo se van a explotar.