Navarra incentiva la inversión privada en I+D+i con más deducciones fiscales

10/01/2017
La nueva medida introduce la figura del inversor fiscal y se aplica por primera vez en Navarra. ZABALA Innovation Consulting analiza la repercusión de este mecanismo que pone en valor el binomio inversor y promotor de I+D+i.

De acuerdo a la informaicón publicada el pasado 2 de enero en Diario de Noticias, Navarra va a incentivar la inversión privada en I+D+i a través de una nueva vía de deducción fiscal mediante un mecanismo novedoso que pone en valor el binomio inversor y promotor. La Comunidad Foral pone en marcha esta herramienta por primera vez, al igual que lo han hecho Gipuzkoa y Bizkaia.

El BON del pasado 31 de diciembre recogió el nuevo artículo incluido en el Impuesto de Sociedades para que se beneficien tanto los inversores privados que deciden aportar un capital para financiar un proyecto de I+D+i como los promotores de la iniciativa.El Impuesto de Sociedades incluye deducciones fiscales atractivas para las empresas, pero aquellas que no disponen de cuota porque su base imponible es negativa, no se pueden acoger a esas ventajas. Empresas incipientes como las startup pueden padecer esta situación, que les sitúa en desventaja respecto a aquellas con bases imponibles positivas.

Para conseguir que este perfil de negocio saque rendimiento de las deducciones que va acumulando por carecer de cuota, el Gobierno foral ha aprobado este artículo. El nuevo instrumento consiste en que un inversor solvente decide apoyar económicamente al promotor de un proyecto de I+D+i y este último, a su vez, le cede las deducciones fiscales que tiene acumuladas. Con este mecanismo, se benefician tanto el inversor a través de las deducciones -aunque se ha fijado un límite de rentabilidad del 20% respecto a lo que uno aporta- y el promotor ya que consigue financiación privada para continuar con su proyecto. Esta operación se plasma mediante un contrato privado entre ambas partes.

Erradicar un problema real 

Este vehículo financiero-fiscal que nace del Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación, presentado hace escasas semanas por el vicepresidente Manu Ayerdi, pretende responder a un problema real: existen deducciones fiscales interesantes, pero un porcentaje importante de contribuyentes no se las pueden aplicar porque no paga cuota de Impuestos de Sociedades por sus bases negativas. La Agencia Tributaria del Estado ofrece un instrumento parecido, pero diferente denominado monetización de la deducción fiscal, en la que el Estado inyecta el dinero con una serie de condiciones.

La nueva medida implantada a partir de este año pretende concienciar e incentivar a inversores privados para que apuesten por proyectos innovadores; ofrecer una rentabilidad fiscal; fomentar la cultura de la innovación; y facilitar la financiación de proyectos que algunas ocasiones se paralizan. Navarra registró en 2015 una inversión en I+D de 299,5 millones, de los que el 68% procedieron del sector privado. La Comunidad Foral ha retrocedido una década en esfuerzo inversor, ya que solo representa el 1,64% del PIB. El sector privado debe guiar el desembolso en investigación y desarrollo, aunque está muy lejos de los 267,5 millones invertidos en 2009, su récord por ahora.

Análisis y Opinión de ZABALA Innovation Consulting

El mismo medio recogió también la opinión experta de esta consultora acerca de la medida. La página publicada con la informaicón completa puede verse aquí, o leer el artículo completo disponible online. En este análisis se explica cómo se consiguen tres efectos muy beneficiosos para nuestro sistema de innovación tecnológica:

  • Efecto incentivador y generador de propuestas innovadoras al favorecer el lanzamiento y la ejecución de nuevos proyectos de I+D+i que en muchas ocasiones no se realizarían por falta de financiación. Especialmente atractivo para Star-ups y empresas innovadoras de base tecnológica con una fuerte actividad de I+D.
  • Efecto de captación de financiación privada para dichos proyectos.
  • Efecto de difusión de la cultura científica y técnica al hacer partícipes de dichos proyectos a entidades/inversores que en muchas ocasiones no realizan I+D+i.