Pasar al contenido principal

NEOTEC, financiación para proyectos empresariales de base tecnológica y científica

neotec-2018
25/04/2018
Para la convocatoria 2018 se espera un incremento del presupuesto de 20 a 25 M€. En 2017, ZABALA ha logrado más del 10% de los fondos CDTI para los proyectos de sus clientes

El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) destinará en la nueva convocatoria del programa NEOTEC, 25 M€ (5 M€ más que en 2017) en subvenciones para financiar proyectos empresariales de pequeñas empresas innovadoras que requieran el uso de tecnologías o conocimientos desarrollados a partir de la actividad investigadora y en los que la estrategia de negocio se base en el desarrollo de tecnología propia. Según la información dada en el evento de presentación que tuvo lugar en el CDTI el pasado mes de marzo, el plazo de presentación de proyectos para la edición 2018 parece que puede abrirse en el mes de junio, por lo que es el momento de ir preparando las propuestas desde ahora.

Casos de éxito en ZABALA

Este año ha habido un éxito rotundo para los clientes de ZABALA en la convocatoria NEOTEC de CDTI. Se han aprobado 10 de 17 proyectos presentados, es decir, un 58,82% de éxito. Mientras que la tasa de éxito de la convocatoria ha sido de 102/351, es decir una tasa de éxito de 29.05%.

Los fondos CDTI de la convocatoria en 2017 han sido de 20 M€, de los que ZABALA ha conseguido 2.054.593 M€ de subvención para los proyectos de sus clientes, lo que supone un 10,27% de los fondos de la convocatoria.

Sobre NEOTEC

El Programa NEOTEC tiene como objetivo el apoyo a la creación y consolidación de empresas de base tecnológicas, como factores competitivos para el desarrollo de las empresas. Una empresa de base tecnológica (EBT) es una empresa cuya actividad se centra en la explotación de productos o servicios que requieran el uso de tecnologías o conocimientos desarrollados a partir de la actividad investigadora. Las EBT basan su estrategia de negocio o actividad en el dominio intensivo del conocimiento científico y técnico.

El aspecto más relevante en las propuestas apoyadas en esta línea ha de ser una estrategia de negocio basada en el desarrollo de tecnología (la tecnología debe ser el factor competitivo de diferenciación de la empresa), basándose en la creación de líneas de I+D+i propias.

No se adecuan las empresas cuyo modelo de negocio se base primordialmente en servicios a terceros, sin desarrollo de tecnología propia.